Hablemos de corchos, sí, pero primero hablemos de vino

Antes de buscar el tapón óptimo, es importante conocer el tipo de vino con el que se asociará. Para ayudarle a elegir entre los tapones de corcho de nuestra gama, demos un repaso a las diferentes categorías de vino.

Los diferentes tipos de vino

Varios criterios pueden tomarse en cuenta para realizar una clasificación los vinos. Los dos principales son el color y la familia.

Los colores del vino

Tradicionalmente, los profesionales de la viticultura y la enología hacen una distinción entre tres colores de vino: el tinto, el blanco y el rosado.

Los vinos tintos se obtienen con uva de piel negra. La maceración se realiza en contacto con la piel de la uva, lo que explica el color oscuro de esta clase de vino. La capa puede cobrar varios matices de acuerdo con la cepa y el tiempo de maceración.

Los vinos blancos proceden de uva blanca. Una vez cosechados, las frutas se exprimen y separan de la baya. También es posible hacer vinos blancos con uva tinta de carne blanca, sin maceración de las pieles con el jugo o el zumo.

Los vinos rosados se aprecian cada vez más entre los consumidores en general y se obtienen con uva de piel negra. Sin embargo, su color se da por el tiempo de maceración reducido con relación al vino tinto, de ahí su color rosado.

Las diferentes “familias” de vino

Existen cinco grandes familias:

  • Los vinos tranquilos, es decir, todos los vinos no efervescentes;
  • Los vinos efervescentes que se caracterizan por la presencia de burbujas (espumosos, cavas o champañas);
  • Los vinos suaves naturales que cumplen con el mismo procedimiento de vinificación que el vino tinto, sino que se interrumpe precozmente para conservar los azúcares;
  • Los vinos dulces, que agrupan los “demi-secs”, dulces y licorosos;
  • Los vinos cocidos que, a diferencia de los vinos suaves naturales, son sometidos a cocción.

A modo de ejemplo, un vino tinto puede ser tranquilo, además de suave naturale o cocido.

¿Qué clase de tapón elegir en función del vino?

Il existe différents types de bouchons pour sceller une bouteille de vin. Le choix du bouchon a un impact direct sur le vieillissement du vin selon sa qualité.

Existen diferentes tipos de tapones para sellar las botellas de vino. El tapón elegido influye directamente en el añejamiento del vino, de acuerdo con su calidad.

Para identificar el tapón más idóneo para una botella de vino específica, debe tomarse en consideración la familia, el color, la duración de conservación potencial, la rotación del consumo y la red de distribución.

Para los vinos tranquilos, existe una amplia gama de corchos: naturales, sellados y técnicos.

Los tapones para vinos efervescentes se reconocen fácilmente por su forma de champiñón una vez descorchado. También difieren en su composición ya que combinan un mango hecho a partir de gránulos de corcho de gama alta con arandelas de corcho pegadas. Éstas son las que están en contacto con el vino.

En cuanto a los vinos espirituosos, los tapones de corcho con cabezal son los más apropiados. Este tipo de corcho permite manipular con facilidad la botella a la vez que beneficia de las propiedades de los tapones de corcho.

A fin de cuentas, lo más importante es conocer a profundidad el vino para darle la solución de encorchado más adaptada.

Los tapones y las botellas de vino no pueden separarse. La elección del tapón con el que se sellará la botella debe enmarcarse en el proceso de embotellamiento y la estrategia de comercialización. A cada tipo de vino le corresponde una clase de tapón propia. No dude en contactarse con nosotros para obtener nuestros consejos.